domingo, 25 de abril de 2010

Puerto de Sta. María - Valle de Lago

Llegamos temprano al puerto de Sta.Mª, debido a que la travesía es lineal y no circular, nos disponemos a dejar dos coches en el destino de nuestra etapa, Valle de Lago. Desde allí regresamos en el otro coche otra vez al Puerto. Salimos desde una altitud aproximada de 1400 mts. y ya desde los primeros metros en subida, y monte a través, sin a penas indicación a lo largo de casi todo el camino pero sin riesgo de perdernos debido al conocimiento del terreno por parte de los montañeros más expertos del Club. Una vez ascendidos los primeros metros ya nos empezamos a encontrar los primeros neveros, para algunos toda una novedad, y que poco a poco aprendemos la mejor técnica de pisada para atravesarlos con el menor peligro posible.

Con un ritmo constante, y con pequeñas paradas para coger fuerzas e hidratarse, alcanzamos el punto más alto de la etapa, cruzando el límite fronterizo entre Asturias y la provincia de León, disfrutamos de unas vistas maravillosas que quedan inmortalizadas en nuestras cámaras digitales y en nuestras retinas. Nos disponemos a comenzar el descenso que no resulta demasiado técnico, nos encontramos una buena bajada de nieve que algunos toman a modo de tobogán que nos proporciona un buen momento de risas y disfrute. El estómago ya nos empujaba y aceleraba nuestro paso, y pronto el paisaje de grandes torres de caliza y pedregales dejaban paso a hermosos prados y zonas de arboleda, pasamos por la Braña de Sousas, lugar muy pintoresco y que los pastores utilizaban para guardar su ganado. Ya pocos kms. nos separaban de la preciosa localidad de Valle de Lago, pronto alcanzamos nuestro destino, y nos apresuramos a cambiarnos para coger los coches e ir a comer a la localidad de Pola de Somiedo. Allí damos buena cuenta de la mejor gastronomía local: pastel de cabracho, brochetas de cabritu, carne con queso de Cabrales, escalopes, postres caseros...

Con fuerzas recuperadas y después de un breve paseo por la renovada localidad de Pola realizamos nuestro viaje de retorno, cansados, pero con la sensación de haber disfrutado de la travesía, los paisajes, la comida local, y sobretodo de los amigos montañeros del Club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario